DOSSIER

Lectura en la primera infancia
Cuando leer es mucho más que hacer tareas





Por:Yolanda Reyes

 

Claves para comprender el proceso de lectura del bebé, seleccionar los materiales que posibilitan esa lectura y emprender la tarea de leer con los bebés de manera que “la lectura y la escritura se conecten con el sentido y con la lenta tarea de invención que es la vida de cada ser humano”



Introducción

Este texto se ha nutrido con muchas voces, de diversas edades y oficios, que dan contexto a un trabajo de investigación en torno a la lectura en la primera infancia. Dicho trabajo, centrado en los niños de 0 a 7 años, ha sido desarrollado por un equipo interdisciplinario en el Taller de Espantapájaros.

La idea de concentrarnos en esa primera etapa del lector no estaba prevista en nuestra historia inicial. Hace quince años, los trabajos de lectura en el país se centraban en la población tradicionalmente considerada lectora; es decir, en la que estaba alfabetizada o iniciando la alfabetización. Los bebés, inquietos e iletrados, no eran admitidos en las bibliotecas. Quiero compartir este secreto para señalar cómo los proyectos de lectura, al igual que los proyectos de la vida, no tienen trazados lineales. Se construyen poco a poco, mediante encuentros, intuiciones, deseos y también incertidumbres. Pasito a paso, como caminan los bebés, fuimos descubriendo que, mientras más temprano llegaba un niño a la lectura, más fácil resultaba conectarla con la vida; sin la tradicional asociación académica entre leer y hacer tareas. Esa intuición nos llevó a echar marcha atrás, hasta llegar a los bebés. Y de su mano, empezamos a movernos en un amplio rango de edades, pues los bebés no andan solos, lo cual conduce a trabajar con la familia, con los primeros maestros y con la comunidad.

Quiero disculparme por repetir aquí algunas ideas que ya he expuesto. Supongo que es inevitable: las premisas que sustentan el trabajo, han surgido de un diálogo lento y dispendioso entre práctica y teoría. Y aunque puedan resultar conocidas para algunos, la intención de recogerlas nuevamente, obedece a la necesidad de brindar un contexto imprescindible a las preguntas sobre el por qué leer y el qué leer en la primera infancia. Sin embargo espero que, tanto el lector familiarizado con el proyecto, como aquel que se aproxima por primera vez, puedan percibir en las siguientes páginas las ideas de movimiento y de reescritura continua que lo animan.

¿Por qué leer en la primera infancia?

Aunque en teoría es bien sabido que somos lectores de múltiples lenguajes, la lectura y la alfabetización suelen considerarse sinónimos en la práctica. De ahí que hablar de bebés lectores siga sonándole paradójico a mucha gente. Propongo un experimento sencillo para quienes tengan dudas: “suelten” a un pequeño de 8 meses frente a un canasto con libros y observen, simplemente. Tarde o temprano, el niño se las arreglará para ir hacia el canasto; tomará uno o varios libros; los olerá y les hincará algún diente; se decidirá a probar uno y a devorar otro y, luego, si un adulto cercano “cae en la trampa” de leerle alguno, ya no habrá marcha atrás. Cuando ese bebé descubra que además de morderlos, los libros se abren a otros mundos y permiten estar sentado en las rodillas de un ser querido que va nombrando tesoros ocultos en sus páginas, pedirá que le lean una y otra y otra vez. Los libros ejercen una fascinación temprana, una especie de amor a primera vista en los niños. No podría afirmar si la fascinación se deba al objeto libro o si se trate, más bien, del hecho de haber descubierto un truco mágico para retener durante mucho tiempo al papá o a la mamá, todo voz, palabra y presencia, para el pequeño. Lo que sí puedo asegurar es que no he encontrado un solo bebé, en tantos años de experiencia, que le tenga fobia a los libros.

Traigo a colación el sencillo experimento para plantear una de las primeras hipótesis que motivó nuestro trabajo: el “problema de la lectura” –del que con frecuencia se quejan los adultos– no es una idea con la que el niño venga al mundo, sino una construcción posterior, generada por un acercamiento inadecuado que reduce la lectura a la alfabetización mecánica. En efecto, es muy posible encontrar niños de segundo grado diciendo “odio leer”. Pero si uno indaga en torno a esa primera respuesta, descubrirá que lo que los niños dicen odiar no es la lectura en sí misma, ni mucho menos las historias, sino esa caricatura académica en la que puede haberse convertido. Y esto sucede porque aprender a leer, en el sentido alfabético, es una tarea árida, lenta y difícil que implica lidiar con todas las arbitrariedades y convenciones del lenguaje escrito. Si no hay un nido fuerte que conecte desde temprano la lectura con el desciframiento vital y si esa conexión no se continúa ofreciendo a los niños, mediante voces de maestros y de padres que les leen historias significativas mientras ellos conquistan progresivamente las arbitrariedades del código escrito, leer puede convertirse en una actividad carente de sentido. Significará hacer ruidos con la boca; responder a los interrogatorios sobre las idea principales; perder el valioso tiempo para jugar y soñar frente a textos insulsos; tartamudear de pánico delante del resto de la clase, garabatear planas y muchas otras actividades diferentes a descifrarse, conocerse y explorar el mundo.

Alrededor de esa hipótesis, hemos ido encontrando argumentos para justificar el por qué y el para qué de desarrollar un trabajo de animación a la lectura que se inicie en la primera infancia y que se mantenga durante toda la etapa de alfabetización inicial. Estos argumentos podrían sintetizarse en los siguientes puntos:

a. Al no existir presiones alfabéticas, durante la primera infancia es posible concentrase en el vínculo afectivo que conecta a las palabras, las historias y los libros con los seres humanos. Vincular los libros con el afecto de los seres más importantes y queridos, permite crear un nido emocional para afrontar los retos posteriores de la alfabetización, pues antes de ingresar al código escrito, el niño ha tenido la oportunidad de experimentar las compensaciones vitales de la lectura.

b. Así como nadie duda de que puedan enseñarse los fonemas o los números, también es posible enseñar –vale decir, transmitir y fortalecer– el amor por la lectura, haciendo explícitas las conexiones entre la literatura y la vida. Este aprendizaje se transmite, casi por ósmosis, en el intercambio amoroso y sin presiones de un adulto con un niño, especialmente durante los primeros años de vida. Así como se enseñan datos, es posible “el arte de enseñar” placer y sentido en la experiencia de lectura y resulta más sencillo de lo que parece: basta un adulto cercano, consciente de su papel como “cuerpo que canta y cuenta” y como texto por excelencia del niño.

c. Aprender a leer alfabéticamente hasta convertirse en lector autónomo es un largo rito de tránsito que requiere mucho más de un año lectivo. (Es falso que concluya el último día de primer grado). Los ritmos y las variaciones entre los lectores concretos, aunque tengan la misma edad y compartan el mismo pupitre, son enormes. Así mismo, el logro de la alfabetización rudimentaria e instrumental no garantiza que los niños estén capacitados para leer textos adecuados a su nivel de desarrollo afectivo e intelectual, a su deseo o a su necesidad simbólica. En los primeros años de alfabetización hay un desfase entre la capacidad de decodificación mecánica y la necesidad de desciframiento vital. Por eso, el adulto debe mantener viva la magia de las historias y leer al niño los textos que su psiquis y su deseo necesitan.

d. No se ha comprobado ninguna relación entre la rapidez con la que un niño aprende las primeras letras y su futuro como lector autónomo, que alcanzará siempre y cuando cuente con un adulto que le siga leyendo las historias que necesita para su crecimiento emocional, mientras adquiere la fluidez necesaria. (Muchos “lectores compulsivos” de 11 años que asisten a nuestros talleres, sacaron "insuficiente" en lectura silábica durante los primeros grados, pero tuvieron a su lado adultos que los siguieron acompañando paciente y respetuosamente durante el largo rito de tránsito).

e. El argumento más contundente para trabajar la lectura desde la primera infancia es que garantiza la inclusión de la familia en torno a un gran proyecto de educación integral que fortalece vínculos afectivos y comunicativos y enriquece el desarrollo emocional e intelectual. Como anotaba antes, los bebés no andan solos sino que, detrás de ellos, vienen el padre, la madre, los hermanos e incluso los abuelos. De ahí que los proyectos de lectura en la primera infancia se constituyan en una alternativa poderosa de prevención, comunicación y educación conjunta. Leer con los niños logra cambiar los esquemas de los adultos –incluso de los no lectores– impulsándolos a recuperar sus cuentos de infancia y el placer ligado a las palabras. Y, al cambiar esos esquemas, su comunicación con los pequeños adquiere nuevos significados. A lo largo del trabajo hemos comprobado que los padres que aprenden a cantar y contar cuentos abrazando a sus hijos, encuentran herramientas para afianzar su comunicación. Muchos reportan haberse “reconciliado” con el placer de la lectura, gracias a las historias que leyeron para sus hijos. (¡También para sí mismos!) En un país como el nuestro, inculcar el placer de leer en familia puede y debe constituirse en herramienta para involucrar a los padres en la educación de sus hijos desde muy temprano.

f. El argumento anterior nos permite hacer una formulación inversa: es imposible “enseñar” el placer, el sentido vital y el amor por la lectura, sin involucrar a los mediadores adultos, es decir, a los padres, maestros y bibliotecarios. Los trabajos de animación a la lectura que ignoren el papel fundamental de la escuela, la familia y la comunidad como “instancias de mediación” entre los libros y los niños, serán insuficientes. Más que proyectos de lectura para una población específica, hay que plantear un trabajo de equipo que garantice una formación simultánea y sistemática, tanto de los niños como de los adultos.

¿Pero quién es ése que lee? ¿Y cómo lee?

Teniendo en cuenta esta concepción amplia de lectura, nuestro trabajo ha identificado tres grandes etapas en el proceso de formación de un lector: La primera es aquella en la que el niño no lee, sino que otros “lo leen” y se extiende desde el nacimiento hasta el inicio del proceso de alfabetización. La segunda es la etapa en la que el niño comienza a leer con otros y, por lo general, suele coincidir con el ingreso a la educación formal y con el proceso de alfabetización propiamente dicho. La tercera etapa concluye con el lector autónomo, aquel que es capaz de encontrar por sí mismo sus textos definitivos.

Vamos a detenernos en esa primera etapa, a la que hemos llamado “yo no leo; alguien me lee, me descifra y escribe en mí”, que se inicia desde el nacimiento.

Nacer es comenzar a ser “sujeto” –sujeto, en el sentido literal– de un universo de palabras, símbolos y de significados. Llegamos a un mundo que ha sido construido con los significados que otros, antes que nosotros, han ido construyendo. Para el recién nacido, ese mundo de significaciones es un parloteo indescifrable e ininteligible que empieza a cobrar sentido sólo en la medida en que aparece alguien que lo lee, lo descifra y funda en él los primeros significados.

Es la madre, con su alternancia de presencias y ausencias, la que le imprime significado al llanto de su bebé, tan parecido, al comienzo, al de cualquier animal. Cuando oye el alarido de su hijo, ella, que es un ser de palabra, ubica ese llanto en el registro del lenguaje humano, atribuyéndole un significado. Seguramente dice “Lloras porque tienes hambre, te voy a dar de comer”. Y más tarde, a otro alarido igual, esa madre, que es un ser de palabras, atribuye otro significado. Tal vez diga: “Ahora no debe ser hambre, te voy a cambiar el pañal”. Y más tarde, a otro alarido igual a los dos anteriores, ella otorgará otro significado. Le dirá al bebé que va a arrullarlo porque tiene sueño y quizás le cante cualquier cosa. Lo importante es que ella ha “leído” ese llanto, que le ha dado distintas significaciones y matices y que, con este acto intuitivo de comunicación, ha abierto la puerta a la experiencia del lenguaje y de la lectura, que, en su acepción más amplia, tiene que ver con fundar sentidos.

Nos hacemos partícipes de la comunicación humana y entramos al mundo de lo simbólico porque hay alguien que nos lee y que escribe en nosotros los primeros textos, las primeras claves de significación. En esa primera etapa, tenemos contacto con muchos textos y muchas lecturas, y es importante aclarar el sentido amplio de estos dos vocablos, pues muchos de los “textos de lectura” de la primera infancia trascienden lo alfabético; es decir, están “escritos” más allá de los libros. De ahí que los materiales de lectura no sean solamente los “libros”, sino también la música, la tradición oral, el arte, el juego y la expresión corporal, entre otros.

De hecho, al comienzo, un bebé lee “libros sin páginas”, en el torrente de la tradición oral que los padres recuerdan. (Tradición viene del latín trado, que significa entregar. Y recordar, que también viene del latín, en su sentido etimológico significa “pasar por el corazón”). Es decir que los padres pasan por el corazón aquello que una vez alguien les cantó o les contó y dejó escrito en el fondo de su memoria y entregan a sus hijos ese legado del corazón, lo reescriben en lo profundo de otra memoria. Quizás por ese origen, la poesía de la primera infancia recuerda los ritmos del corazón y casi podríamos decir que los imita. Por eso es rimada, aliterada, rítmica, repetitiva y prosódica. (Piénsese en el “aserrín, aserrán”, en las nanas, en los juegos del “tope tope tun”, en los cuentos corporales, etcétera).

Es así como antes del primer año de vida, y con un sencillo repertorio, podríamos decir que el niño es un lector poético o, más exactamente, un oidor poético. Su experiencia de lectura ha estado profundamente ligada al afecto y le ha enseñado mucho sobre los usos poéticos del lenguaje, es decir, sobre su función expresiva. Por ejemplo, ha aprendido sin saber a qué horas, que las palabras cantan, suenan y tienen ritmo; que sirven de arrullos para dormir, que acompañan, que quitan las sombras e incluso que tienen usos insospechados como hacer llover, salir el sol o curar el dolor. El aprendizaje poético que se da en el primer año de vida no habla de ritmo ni de métrica ni de rima, pero habla de la esencia de la poesía que es esa posibilidad de trascender la vida real, de transformar los significados literales de la comunicación utilitaria para crear otros universos connotativos en los que las palabras adquieren otros valores, otros significados, otras sonoridades.

Luego, cuando el niño se sienta, aparecen los primeros libros de imágenes. Son libros sencillos, quizás sin palabras, que cuentan historias o muestran objetos cercanos a la experiencia de ese niño pequeño. Nuevamente, son los padres y otros adultos cercanos quienes introducen al niño en ese otro orden simbólico, que es el mundo de los libros. Un padre o una madre que sientan a su bebé en las piernas mientras le leen un libro de imágenes, dicen muchas cosas sobre la lectura. Dicen, por ejemplo, que las ilustraciones, esas figuras bidimensionales parecidas a la realidad, no son la realidad. Pero que, en esa convención cultural que es el libro, son “como si” lo fueran pues representan la realidad. Ese “como si”, que es la esencia de lo simbólico, se aprende en las rodillas de alguien más experto que va nombrando el mundo conocido, atrapado y sintetizado en unos dibujos: “Mira a mamá. Mira a mamá con el bebé...” Y a medida que la voz adulta da nombre a las páginas que pasa, enseña que las historias se organizan en un espacio: de izquierda a derecha, para el caso de nuestra cultura occidental. Ese discurrir que se da siempre en la misma dirección será luego el espacio de la lectura alfabética, eso que los maestros de preescolar llaman “la direccionalidad” en sus ejercicios de aprestamiento. El niño al que otros han leído lo aprende sin necesidad de ningún ejercicio. Lo deduce de todas esas horas pasadas hojeando sus libros preferidos y comprende también que pasar las páginas es pasar el tiempo, que empieza y termina y que cuenta una historia durante ese transcurrir.

Por ello son importantes los libros de imágenes: libros álbum, libros con diferentes texturas, que proponen un sinnúmero de lecturas ligadas al desarrollo sensorial. Y, en un creciente proceso de complejidad, álbumes de los mejores autores e ilustradores.

Después de esos primeros libros y muy en la línea del desarrollo psíquico del niño, que empieza a salir de inmediato para hacerse preguntas, para inventar, imaginar, soñar, tener pesadillas y sentir miedos, los relatos se van haciendo más complejos. Es entonces cuando los niños entran en contacto, por una parte, con hechos, peripecias y personajes que suceden en un tiempo lejano: el tiempo de la ficción. Pero también, por otra parte, es el tiempo de los “porqués”; de la necesidad de saber cómo funcionan las cosas y de conocer los secretos que esconde el mundo circundante. Aparecen los libros informativos que proponen a los niños lecturas para responder a sus preguntas y explorar sus propias hipótesis. Así se tienden los primeros puentes con la lectura investigativa y el deseo de saber se conecta con los libros de no ficción. Paralelamente, surge también el deseo de ir aún más lejos, de aventurarse por territorios fantásticos. Es el tiempo del había una vez, hace muchos pero muchísimos años... Ese tiempo mítico, que no es el presente, tiene su expresión literaria en los cuentos de hadas tradicionales o en los cuentos contemporáneos, con personajes fantásticos, que hablan a la psiquis en formación y le dan claves para nombrar sus misterios y para intentar descifrarlos. De nuevo, los adultos son los encargados de introducir a los niños en la magia de las historias y su actitud sigue enseñando mucho sobre la lectura. Por ejemplo, enseña que las palabras sirven para emprender viajes, para salir del aquí y del ahora y aventurarse por lugares y por tiempos lejanos, que pueden visitarse con la imaginación. Enseña también que, gracias a las historias y a las palabras, se puede dar nombre a las fantasías y dar forma a las angustias, para sacarlas de nosotros, para expresarlas, compartirlas y, quizás, sentirnos menos solos.

Al lado de semejante revelación, las voces adultas que cuentan historias dicen cosas útiles y necesarias sobre el lenguaje. Dicen que las palabras se agrupan unas al lado de las otras en una cadena y que, gracias a esas agrupaciones y a la posición de cada palabra en la cadena, se van construyendo y modificando los significados. (Hay que imaginar cada cosa que se va nombrando, darle una imagen mental a cada palabra oída y esa operación de asociar un significante con un significado ya es una lectura) Pero, además, esa voz de quien cuenta es un modelo lector: sus pausas, sus inflexiones, sus tonos cuando interroga, cuando exclama o susurra, nos dice que las palabras tienen tonos, cadencias, matices y sonoridades.

En este rápido recorrido por la evolución del lector inicial, vemos cómo aparecen los diversos géneros literarios: La poesía, los libros de imágenes, los libros informativos y la narrativa. Ya el niño distingue las formas que toman los libros y los tonos de los que se valen, ya sea que quieran cantar, contar, expresar o informar; ya intuye que a veces hablan de la fantasía y otras veces nombran la realidad. Ya sabe una cantidad de cosas sobre la lectura, aunque la escuela diga que todavía no es lector y tal vez no haya entrado ni siquiera al jardín infantil.

Criterios para seleccionar las lecturas de los más pequeños

Del recorrido anterior por la evolución de los primeros lectores, surgen las razones para justificar la multiplicidad de géneros –desde tradición oral hasta no ficción– que debe incluirse en el “menú” de los más pequeños. A continuación, sintetizo los criterios básicos que pueden orientar esta selección:

a. No todo lo que se lee es libro

En la primera infancia, leer no es una actividad aislada ni puramente intelectual sino que se relaciona con oír, mirar, oler, tocar, probar y moverse. Aceptar que los bebés comienzan “leyendo” con los oídos, con el tacto y con todo el cuerpo, implica replantear la idea de que en las bibliotecas de la primera infancia sólo haya libros. Antes y al tiempo con éstos, la música debe ocupar un lugar privilegiado, mediante la selección de buenos discos, desafortunadamente escasos en nuestro mercado. Así mismo, la tradición oral de la comunidad, que llega a los niños a través de las voces de padres, abuelos y otros adultos significativos, es un material por excelencia y la biblioteca puede constituirse en un lugar donde ésta pueda ser recogida, valorada, re-escrita y compartida. Canciones de cuna, rondas, juegos corporales; ensalmos y conjuros, constituyen un material poético por excelencia. De ahí que las antologías de tradición oral y de poesía de autor, lo mismo que las recopilaciones de cuentos y leyendas, no dirigidas específicamente a los pequeños, sino a los mediadores adultos sean los mejores “libros sin páginas” para llegar de “viva voz” a los más pequeños.

b. Los libros no son sólo para los niños

Otro criterio para seleccionar los materiales en esta primera etapa en la que el niño es “leído” por y con otros, se deriva de la condición de “pareja lectora” o “familia lectora”. Dado que el adulto es “el texto madre” y quien propicia el encuentro libro-lector, los textos de la primera infancia se dirigen a varios destinatarios. Sus lectores virtuales no son sólo los niños, sino también los adultos. Como afirmaba en el apartado anterior, las antologías de juegos, poemas y narrativa, que a primera vista pueden parecer demasiado gruesas y sin dibujos, son materiales para que sea el adulto quien se nutra de ellas y las entregue posteriormente a su “audiencia” de lectores. Para citar un ejemplo, en una biblioteca que no cuente con demasiado presupuesto, puede ser más eficaz tener una recopilación de cuentos de Grimm que adquirir solamente una Caperucita Roja, profusamente ilustrada.

c. No todo lo que brilla es oro

El mercado de libros para bebés está inundado de libros juguete, llenos de texturas, peluches, sonidos y mecanismos que apelan a todos los sentidos de los pequeños para cautivar su atención. Sin embargo, antes de atender al hecho de que esos libros estén fabricados con materiales impermeables, con cartoné indestructible o que involucren complicados mecanismos, el adulto debe fijarse en la factura interna de la historia; es decir en qué cuentan las ilustraciones, qué relaciones establecen con las ideas y las palabras y cómo estructuran lo que cuentan. Los bebés necesitan imágenes sencillas, dispuestas sobre fondos que no distraigan la idea central y que partan de sus experiencias y su entorno cotidiano. (Para citar otro ejemplo, detrás de la aparente simplicidad de los libros de Helen Oxenbury, con figuras redondeadas en tonos pasteles sobre fondos blancos, siempre relacionadas con un protagonista bebé, los primeros lectores pueden encontrar ese ritmo y esa coherencia que le facilitarán entrar al espacio simbólico de la lectura, sin perderse en una maraña de detalles). Poco a poco, según la evolución gradual a la que nos referimos en el punto anterior, las imágenes se irán haciendo más complejas, hasta desembocar en los álbumes de autores como Maurice Sendak, Anthony Browne, Ivar Da Coll y otros, en los que el diálogo entre palabra e imagen propone niveles de interpretación cada vez más creativos.

d. No hay que ser especialista en bebés para elegir con criterio

Para no dejarse deslumbrar por el mercado, quienes elijan los libros de los más pequeños deben tener presentes los mismos criterios de selección que utilizarían para escoger literatura de adultos. Además de preguntarle al libro qué dice y cómo lo dice, es bueno preguntarle quién lo firma, quién lo ilustra y qué editorial lo respalda. Así como no es lo mismo elegir una novela de Saramago que la de un “escritor fantasma”, hay una enorme diferencia entre los libros firmados por autores e ilustradores y aquellos camuflados bajo el sello de multinacionales que, más que libros, producen objetos de mercadeo en serie. Lo mismo sucede con las ilustraciones: aquellas que no se limitan a repetir lo que cuenta la historia sino que ofrecen al lector nuevas lecturas y múltiples horizontes y que denotan la existencia de estilos y formas peculiares de plasmar el mundo, enriquecen la mirada y la sensibilidad del niño. En este punto y para concluir, van dos consejos: El primero es que si a usted, como adulto, un libro no le dice nada o le parece excesivamente pobre, no lo elija, pues subestima a los niños. Ellos son tan inteligentes, sutiles y poco complacientes como usted –e incluso más–. El segundo consejo es que, además de leer libros, “lea” a los niños de carne y hueso. En esos lectores concretos que tiene a su lado están escritas las preguntas y las necesidades íntimas y simbólicas, que varían en cada ser humano. Sólo a partir de esas necesidades y esas preguntas es posible que un libro concreto haga conexión con ese lector particular que lo está esperando.

Epílogo

En el momento de poner punto final, la mamá de Ángela, me cuenta una historia. Su hija, que ha “leído” mucho desde que era bebé, ahora está aprendiendo a leer alfabéticamente y escribió un texto que dice así: “Mi mamá es una luna de niñas estrellas”. Gastó muchas horas para escribir cada una de las palabras que necesitaba –relata su mamá– y tuvo que recurrir a sus cuentos preferidos. Buscó, en los estantes de su biblioteca, La noche de las estrellas y otros libros donde sabía que encontraría palabras como lunas y estrellas. Después de un solitario trabajo de deducción, llegó feliz con “la sorpresa”. Su mamá estaba muy conmovida, no sólo por el descubrimiento alfabético que esto implicaba, sino porque según ella, “Angelita logró algo que yo todavía no logro: usar la escritura para decir lo que verdaderamente necesita decir”.

En el escrito de Ángela María y en la lectura que de él hizo su madre se sintetiza, mucho mejor que en todas estas páginas, lo que persigue un trabajo de lectura en la primera infancia. A eso me refiero cuando sostengo que sí es posible enseñar, más allá del código alfabético, cómo la lectura y la escritura se conectan con el sentido y con la lenta tarea de invención que es la vida de cada ser humano.

Yolanda Reyes
Licenciada en ciencias de la educación con especialización en literatura de la Universidad Javeriana y estudios de postgrado en lengua y literatura española, Yolanda Reyes es fundadora y directora de Espantapájaros Taller, donde dirige la investigación de la Bebeteca. Dicta cursos y seminarios sobre el fomento de la lectura desde la más temprana infancia. Reseña literatura infantil para la revista
Cambio y colabora con la página editorial de El Tiempo. Fue consultora del Ministerio de Educación Nacional para la elaboración del Plan Nacional de Lectura.
Ensayista y autora de literatura infantil y juvenil, entre sus publicaciones se destacan:
El terror de sexto B (Santillana, 1995, premios Nóveles Talentos y White Ravens), María de los Dinosaurios (Norma, 1998), Los años terribles (Norma, 2000; Beca de Creación Literaria del Ministerio de Cultura, 1997 y finalista del Premio Norma Fundalectura 1999), Los agujeros negros (Alfaguara, Unicef, 2000, Col. Los Derechos de los Niños) y Una cama para tres (Alfaguara, 2003).